SIN PERFIL

Redacción Contextos, febrero 13, 2018

Por ANTONIO TAVERA AYALA.

“CONTRACTURAS MUSCULARES” “PRIMERA PARTE” Buenos y santos días tengan mis estimados lectores, hoy toca turno de hablar de estos padecimientos que a diario nos toca vivir, hace 15 días su servidor se puso a pintar la cochera, lugar encerrado, por lo cual estaba calientito haciendo esa tarea y además abrigado, ya tarde como eso de las 15:45 horas, me fui a un terrenito a regar unas plantas tal y como andaba pintando, sin embargo, el día estaba nublado, empezó a hacer aire fuerte y por supuesto empezó a llover así anduve un rato, incluso tapado con una lámina de cartón, el caso es que en un momento determinado sentí un dolor muy fuerte en mi espalda a la altura de lo que nosotros llamamos paleta del lado izquierdo, dolor que me atravesó hasta llegar al tórax parte izquierda, poco a poco me sentía más mal, y se dificultaba la respiración, quiero decirles que aparte de eso traía gripa, bueno, regrese a casa como a las 6 de la tarde, seguí en las labores de pintura, acudí con médicos y me he terminado la medicina y no mas no hace efecto, a lo cual los médicos dicen que es una contractura muscular, es por ello que les comparto este estudio, con el objeto de que se cuiden: “…Los nudos de los que mucha gente se queja no son otra cosa que contracturas musculares. Son muy comunes y no suelen ser graves. El motivo por el que se le llama nudo es que muchas veces las contracturas musculares son palpables a través de la piel como unos bultos dolorosos. ¿Qué es una contractura muscular? Una contractura muscular no es más que una contracción exagerada e involuntaria de las fibras que forman el músculo, de manera continuada por múltiples causas, estas pueden ocurrir en cualquier músculo y por lo general la persona refiere una tensión en la zona. En ocasiones la contractura muscular se puede palpar a través de la piel como si fuera un bulto o zona endurecida que produce dolor local y altera el funcionamiento normal del músculo. A veces el dolor se puede irradiar hacia otra zona, producir dolores de cabeza, mareos, hormigueos o sensación de adormecimiento en extremidades. ¿Por qué aparecen las contracturas musculares? La contractura muscular puede aparecer por varias causas, como son:

  • Al exigirle un esfuerzo superior al que es capaz de soportar, ya sea en un momento puntual o por esfuerzos repetitivos, generamos en el músculo una fatiga.

  • Cuando el músculo está debilitado y no tiene la fuerza necesaria para realizar la actividad que vayamos a realizar.

  • A consecuencia del sedentarismo, los músculos no están en las mejores condiciones por lo que son más susceptibles de sufrir contracturas musculares ante un pequeño esfuerzo.

  • También por posturas repetitivas, forzadas y mantenidas por largo tiempo; por ejemplo, sujetar el teléfono con la oreja y el hombro, estudiar con la cabeza muy agachada, estar mirando el móvil todo el día puede desencadenar una contractura muscular.

  • Por estiramiento brusco de un grupo muscular: el músculo como defensa para evitar una rotura de sus fibras se contrae.

  • El frío puede provocar una contracción defensiva que, mantenida en el tiempo, puede producir una contractura.

  • Mala alimentación e hidratación, que a la larga puede producir un acúmulo de toxinas y un mal funcionamiento de ciertos órganos como hígado y riñón.

  • Ciertas emociones como el estrés o la ansiedad liberan una serie de elementos químicos que llevan al músculo a un estado de contracción mantenida.

¿Cómo se forman las contracturas musculares?

Cuando realizamos un esfuerzo físico, una serie de desechos metabólicos se van acumulando dentro de la fibra muscular, lo que hace que la sangre no llegue de manera adecuada. Al no haber una irrigación suficiente, los desechos tóxicos de las fibras musculares no son capaces de eliminarse y por lo tanto cada vez es mayor el cúmulo de toxinas. Esta acumulación irrita las terminaciones nerviosas provocándonos dolor localizado e irradiado y como consecuencia aumentará el tono muscular. Este tono aumentado de modo constante es lo que llamamos contractura. El tono muscular aumentado, hará que nuestro músculo esté más duro, más tenso y por lo tanto la capacidad de movimiento de este músculo será menor.

¿Cómo evito las contracturas musculares?

Una vez comprendidas las causas por las que están formadas las contracturas musculares será más fácil evitarlas. Para evitar la aparición de contracturas musculares lo mejor es la prevención:

  • Realizar un calentamiento o entrada en calor adecuado para preparar al músculo antes de un esfuerzo, actividad física, entrenamiento o práctica deportiva.

  • Ir aumentando progresivamente la intensidad y cargas en diversos ejercicios.

  • Evitar movimientos repetidos y estados de fatiga muscular.

  • Estiramientos antes, durante y después de las actividades laborales o deportivas para mejorar la flexibilidad muscular y facilitar la recuperación del músculo tras la actividad.

  • Evitar posturas incorrectas mantenidas en el tiempo. Acostumbra a cambiar de posturas y hacer estiramientos ligeros a lo largo de la jornada laboral…”, Amigos de Contextos cuídense porque las cosas son terribles, yo no puedo salir de esa mendiga contractura muscular. CONTINUARÁ . www.contextosmichoacan.com a sus órdenes.

Comentarios

Comentarios

,

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *