REFLEXIONES

Redacción Contextos, noviembre 16, 2017

“Como dicen los Pumas de la UNAM”: ¡Cómo no te voy a querer!

“Que nuestro Gran Señor”, hacedor de todas las cosas, nos permita seguir disfrutando de la armonía y seguridad en este hermoso y provincial poblado (Arteaga), y que no nos veamos invadidos por personas mal intencionadas que amenacen la integridad de nuestras familias.

Arteaga hasta ahora, sigue siendo un pueblo donde existe libertad en cuanto a manejarnos seguros, ya que, seguimos respetando nuestras tradiciones y costumbres, “salvo casos de personas que no son originarias de nuestra región, y que tratan de cambiar el pensar de nuestra juventud que por su inexperiencia muchas veces se ve atrapada en las redes de la corrupción”. Pero creo que aquí es donde debe intervenir la influencia de los padres de familia, ya que en las Secundarias, Bachilleratos, Normales, y otros Centros de estudios que han proliferado, no les van a corregir los malos hábitos que aprenden en la calle.

Una pregunta: ¿Cuántos egresados de las escuelas Normales han destacado en las diferentes ramas de la ciencia, la tecnología y en el desarrollo económico de nuestro País, nuestro Estado, o no se diga: en nuestro Municipio?
“Son pocos, pero si los hay”.

No se vale meter en esto a los disque políticos tercermundistas, oportunistas, y que, de la noche a la mañana, ya resulta que son Licenciados, Ingenieros, Psicólogos, y otros títulos que consiguen para seguir siendo tomados en cuenta para permanecer en la cartera de los cuates chupadores de los dineros de los impuestos que nosotros pagamos.

No es consejo; es recomendación. A los que manejan a los muchachos normalistas: “no maten la gallina de los huevos de oro”. Recuerden que, en mucho nuestro pueblo se apoya con la entrada de dinero producto de rentas, alimentación, y otras ramas de movimiento diario de los estudiantes, sobre todo, los que viene de otros puntos de nuestro estado. No pongan en riesgo el funcionamiento de estos centros de estudios con sus acciones equivocadas. Las escuelas, llámense como se llamen, son para que los jóvenes se preparen. Y como dijo un gran Maestro de La Sorbona de Paris: “Yo no los repruebo”. ¡Que los repruebe la vida!
“Animo”

C.P. Mario Gómez Aburto

Comentarios

Comentarios

,

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

API felicita a Contextos por su Aniversario #28

API felicita a Contextos por su Aniversario #28