SIN PERFIL

Redacción Contextos, octubre 12, 2017

Por Antonio Tavera Ayala

“EL BUROCRÁTISMO A TODO LO QUE DA”
Desde hace mucho tiempo, más o menos como desde 1990, ya hace 27 años, la autoridad federal se ha jactado en decir que, se simplifican los trámites burocráticos, y hasta se creó el régimen simplificado en términos fiscales, pero la realidad es que, nadie pone un alto a tanto enredijo de papeles y trámites, creo que tanto invento es para tratar de demostrar o comprobar que las cosas se hacen correctamente, tanto por la autoridad como por parte de los contribuyentes, por ejemplo: con la creación de tantas leyes a nivel federal y estatal, lo único que hacen es enredar las cosas, porque ni las mismas leyes se entienden, porque existen contradicciones de unas con las otras, por si fuera poco no se crean leyes nuevas, sino adicionan fracciones y artículos a las existentes y hacen un reverendo desmadre al querer uniformar u homologar, las leyes estatales con las municipales y las federales, la generación de todas éstas leyes lo que provocan o implican es una serie de trámites tanto para defensa como para promover o comprobar que las cosas, actos o actividades se realizan correctamente, pero imagínense si todo es requerido con copias o impresas, así como en electrónico, las vueltas que se dan para solucionar los problemas, o realizar el trámite deseado, donde se invierte tiempo, materiales, dinero y esfuerzo, todo esto lo digo porque, ahora está de moda la entrada en vigor para el 1ro. De diciembre de 2017, el uso obligatorio de la versión 3.3 para la comprobación digital CFDI, donde en el software se deben incluir una serie de catálogos para controlar todos los campos o nodos que se requieren en las facturas, a parte la infinidad de movimientos que se tienen que realizar, por ejemplo: si la factura se paga en parcialidades, o si se cancela la factura o se tienen descuentos o no se paga ese mismo día, incluso si el cheque no se deposita el mismo día de la fecha de la factura, las notas de crédito que se deben realizar o los recibos digitales que no son considerados como facturas, en fin, con todos estos rollos del gobierno federal, a través de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, son agobiantes y complicados, pero son tan cínicos que todavía se atreven a decir que, con todos estos cambios ya no se requiere que los negocios tengan CONTADOR PÚBLICO o LIC. EN CONTADURÍA PÚBLICA, ¡hágame usted el favor!, son reverendas mamarrachadas, eso quiere decir que, con las luminarias que están en la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, que inventan tanta fregadera la carrera de estos singulares especímenes está destinada a la extinción, así que, ¿De qué vamos a vivir los que continuamos en estos inhóspitos caminos de la administración y contaduría pública?, tendremos que dedicarnos a vender fruta picada o criar vacas lecheras, para poder sobrevivir nuestra última etapa de la vida, y me preocupa que las nuevas generaciones de licenciados en contaduría pública o los contadores públicos que aún están en edad productiva y activa deban dedicarse a otras cosas mariposas, claro es un decir, porque la realidad si supera a la ficción y si para esos atarantados del SAT los negocios ya no requieren de contadores, quiero decirles que, es ahora donde se hace indispensable que existan estos profesionales, para poder auxiliar a las empresas, personas físicas, y entes públicos para que realicen su trabajo lo mejor que se pueda, ahora bien, deben ser profesionales en la materia no profesionistas del montón que cursaron la carrera de noche, sabemos muy bien que en el ámbito público, llegan y pululan los recomendados aún y cuando sean unos burros de primera, pero eso no es tema, el tema central es que hoy en día si no se ponen a estudiar y practicar de forma disciplinados, entonces sí no hay cabida y se queda uno atrás de todo este berenjenal de detalles y de conocimientos que debe tener un Contador Público o Lic. En Contaduría Pública, y el SAT se deje de estupideces diciendo que ya no nos ocupamos, por lo pronto con la entrada en vigor con todas las leyes anticorrupción, Ley General de Contabilidad Gubernamental, Ley de Disciplina Financiera para las Entidades Federativas, Municipios y Entes Descentralizados, leyes locales y todas las disposiciones, lo que yo pienso es que se originará simple y sencillamente el amarre para que se siga desarrollando y se incremente la corrupción. Y si no lo creen pal baile vamos. Lectores de CONTEXTOS, Sugerencias al mail taversss@hotmail.com,

Hasta la próxima.

Comentarios

Comentarios

,

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *