EL ARROZ, UN PRODUCTO QUE GENERA 50 MIL EMPLEOS EN GABRIEL ZAMORA: PAULO CÉSAR SOLORIO VÁZQUEZ

Redacción Contextos, julio 21, 2017

*Arroceros del Valle del Marquez, empresa siempre a la vanguardia en la Tierra Caliente.

Por Alberto Herrera

Paulo César Solorio Vázquez, presidente del Consejo de Administración de Arroceros del Valle del Marquez.

Paulo César Solorio Vázquez, presidente del Consejo de Administración de Arroceros del Valle del Marquez.

Lombardía, municipio de Gabriel Zamora, Mich.-Los ojos verdes de Paulo César Solorio Vázquez miran el entorno. Allá, a la distancia, ve el molino propiedad de Arroceros del Valle del Marquez, Sociedad Productora Rural de Responsabilidad Limitada., empresa con 15 años de vida, de la cual es el presidente. A un lado mira la extensa bodega donde se almacena esta gramínea que genera en la región más de 46 mil fuentes de empleo.

Su pupila da un destello por el reflejo de los rayos del sol que golpean de manera inclemente esta región de la tierra caliente y su mirada se fija en el patio de secado, que es otra de las zonas que integran, junto con el edificio de oficinas y estacionamiento, este complejo arrocero único en Michoacán.

Paulo César Solorio alterna la presidencia de Arroceros del Valle del Marquez con la dirección del Colegio de Bachilleres de esta población, una institución educativa que en su seno tiene poco más de 600 estudiantes y que por el momento es la máxima casa de estudios de este municipio, el cual carece de otras escuelas de educación media superior y, por supuesto, ninguna que brinde una carrera de tipo profesional.

La entrevista con Solorio Vázquez se desarrolla en la caseta de entrada de Arroceros del Valle del Marquez, desde donde se aprecian las instalaciones de esta empresa conformada por 53 socios de municipios como Gabriel Zamora, Parácuaro, Apatzingán, Buenavista y Nuevo Urecho.

Viste camisa roja con rayas grises y un pantalón de mezclilla. Es afable en el trato y sabe de la responsabilidad que lleva a cuestas cuando dice que para este año se tiene proyectado incorporar otra área de secado, así como mejorar el equipo de oficina, además de adquirir vehículos que le permitan a la empresa mejorar la distribución del producto que producen hacia el interior del estado.

Cuando habla de números que provienen de lo que el campo arrocero de la región produce, César Solorio señala que en el ejido de Gabriel Zamora se siembran entre mil 200 o mil 300 hectáreas de este grano, lo que da una producción de 10 mil toneladas, pero en el proceso en el seno del molino, la derrama se reduce a 5 mil toneladas de arroz entero.

Esta generosidad de las tierras de la zona, producen de 45 a 50 jornales por hectárea, lo que da como resultado la generación de cerca de 50 mil empleos indirectos en el campo, más 30 directos en las oficinas de Arroceros del Valle del Marquez, así como los que obtienen los fleteros y propietarios de aspiradoras.

César Solorio es el motor principal de esta empresa. Su híper actividad bien conducida le ha llevado a abrir mercados en el gobierno estatal y federal, pues el producto que genera Arroceros del Valle del Marquez lo vemos en las despensas de los sistemas DIF en la entidad y en las que entrega Sedesol. Un gran porcentaje de su producto está ahí, distribuido en las mesas de los sectores sociales más marginados de México.

Pero también el presidente de Arroceros del Valle del Marquez nos aclara una duda metida en la mente de miles de consumidores: ¿es verdad que el arroz chino está hecho en base a plásticos como nos lo hacen saber las redes sociales?, se le inquiere.

-En México hay un gran déficit de arroz, lo que quiere decir que nosotros lo que producimos ya lo tenemos vendido; pero al haber este déficit, la Secretaría de Economía autoriza lo que llamamos “cupos”, lo que permite completar la demanda del pueblo mexicano; arroz que proviene de Vietnam e Indonesia, y que entre tantas toneladas podría haber algo, que no me costa, claro, porque nosotros nada más consumimos el arroz que compramos, pero sí pudiera haber algo entre tanto arroz que entra del extranjero a México.

-¿Cómo puede saber el público cuando con-sume un arroz de calidad?
-El arroz que se produce en México debe decir en las bolsas “arroz mexicano”, pero el arroz que proviene de Estados Unidos debe decir “arroz importado” y si viene de otras partes debe tener el país de origen, todo lo cual es importante para el consumidor que vean el reverso de las bosas para que sepan el arroz que consumen.
César Solorio Vázquez aprovecha para recomendar a consumir arroz mexicano, “pero si es michoacano, mejor todavía”, dice.

-¿Pero dónde encontrar este arroz grande, blanco e ideal para preparar ricos platillos en manos de nuestras amas de casa cuando el que produce Arroceros del Valle del Marquez tiene una gran demanda en los mercados? 
-”Solamente en tiendas y supermercados de la región, que son los que vienen y nos compran y los demás están en las despensas del DIF y Sedesol.”, dice.

Paulo César Solorio finaliza al decir que la siembra del arroz para el segundo ciclo del año empezó en junio pasado y concluirá en noviembre próximo, lo cual le da vida a una de las actividades más antiguas de la región, pues padres y abuelos lo han cultivado desde hace 100 años, al grado de que las generaciones modernas lo han comercializado a tal grado de que el volumen que se produce no sólo en Lombardía sino en todo México, no alcanza a satisfacer la demanda del país, por lo que este cultivo, a diferencia de otros granos, ya cuando se planta tiene un precio de garantía que se acuerda mediante la ley de la oferta y la demanda, pero siempre pensando en no lesionar la economía del consumidor.

Comentarios

Comentarios

, ,

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

abraham

abraham