Como puedes atraer la buena suerte según la ciencia

Redacción Contextos, agosto 30, 2015

 Richard Wiseman, psicólogo en University of Hertfordshire, concluyó mediante sus investigaciones que la suerte no es una fuerza ajena a nosotros, ni mucho menos un fenómeno paranormal

Buena SuerteSiempre pensamos que la suerte puede ser buena o mala, como si algún tipo de fuerza actuara a favor o en nuestra contra.

Buscamos amuletos o realizamos ciertos rituales para mejorar nuestra suerte, y evitamos hacer cosas como, cruzarse con un gato negro o pasar por debajo de una escalera, para no crear mala suerte.

Sin embargo, la investigación de Richard Wiseman, psicólogo en University of Hertfordshire, apunta a que la suerte no es una fuerza ajena a nosotros, ni mucho menos un fenómeno paranormal.

Lo que demuestra la investigación, es que la gente puede cambiar su suerte. La suerte no es algo paranormal de la naturaleza. Es algo que nosotros creamos con nuestros pensamientos y comportamiento.”

El estudio se realizó en mil personas en algo que Wiseman llamó “Escuela de la Suerte”. En total, el 80% de los asistentes dijo que su suerte aumentó. En promedio, las personas dijeron que su suerte se incrementó en un 40 por ciento.

Luego del estudio, lo que Richard Wiseman aprendió fue:

1. Maximiza tus oportunidades

Es cuestión de ser intuitivo. Las personas afortunadas crean, previenen y actúan de acuerdo a las oportunidades que se presentan en sus vidas. Los que tienen suerte intentan cosas nuevas. Los que tienen mala suerte sufren de parálisis por analizar mucho. No harán ningún movimiento hasta que hayan revisado cada ángulo, y para cuando ocurra esto, el mundo habrá cambiado.

Ciertos tipos de personalidad son más suertudos, porque crean escenarios para maximizar sus oportunidades. Por ejemplo: extrovertidos, no neuróticos y los que están abiertos a nuevas experiencias. La clave está en siempre intentar cosas nuevas.

2. Escucha corazonadas

Los afortunados actúan según su intuición en varios aspectos de su vida. Casi el 90% de la gente con suerte dijo que confiaron en sus corazonadas en lo que refería a sus relaciones personales, y casi el 80% lo consideró fundamental en el desarrollo de su carrera profesional.

Pero la intuición no es magia, lo que en realidad parece ser, es cuando alguien tiene determinado grado de dominio en ciertas áreas, de esta manera, el cuerpo y el cerebro detecta la existencia de un patrón que ya se había visto con anterioridad. Los que tienen mala suerte no hacen caso a la intuición porque no pueden explicar de dónde vino esa confianza.

3. Espera fortuna

Tan llano y simple: es optimismo. Si siempre estamos más dispuestos a intentar cosas nuevas, seguir oportunidades y de tener éxito, sólo si creemos en que todo funcionará. El optimismo da a la gente más material. Cuando se piensa que las cosas funcionan, simplemente se es perseverante. Y cuando se resiste, se le dan más posibilidades al tiempo de que las cosas se inclinen a nuestro favor.

Los optimistas parecen tener más suerte, pues sus ilusiones los empujan a encontrar más oportunidades. El optimismo es tan sugestivo, que nos ayuda a mejorar nuestras habilidades, ya sean físicas o mentales.

4. Los amuletos

Así es, los amuletos para la buena suerte sí sirven. Los investigadores encontraron que, para activar las creencias en la buena suerte, estos objetos funcionan muy bien para aumentar la confianza en las personas, y con ello, se puede asegurar mejorar su desempeño. Pensar con suerte, afecta positivamente la habilidad de la gente para resolver rompecabezas o recordar imágenes.

Algunos estudios demuestran que las supersticiones pueden mejorar el rendimiento; desear buena suerte hace que lo hagan mejor;  y la confianza irracional incrementa la productividad y mejora el trabajo en equipo.

5. Convierte la mala suerte en buena

Las personas afortunadas no siempre tienen suerte, pero saben manejar la adversidad de manera diferente a la gente sin buena suerte.

Las personas con buena suerte:

  • Saben ver el lado positivo de la mala suerte.
  • Están convencidos que a la larga, lo malo, trabajará a su favor.
  • No se estancan en su mala fortuna.
  • Toman previsiones para evitar la mala suerte en el futuro.

dineroenimagen

Comentarios

Comentarios

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

abraham

abraham